Pollo al limón: las recetas

Prepara tu receta de pollo al limón

Pollo al limón con miel

El pollo al limón es uno de esos platos que suelen tener mucho éxito porque su sabor es delicioso, no es caro y es bastante fácil de preparar. Como muchos otros platos de pollo, acepta infinidad de ingredientes diferentes para proporcionar toda una explosión de sabor en nuestro paladar.

En esta entrada queremos compartir contigo la receta de pollo al limón con miel, para que veas lo sencilla que es y ese toque tan estupendo que le aporta la miel a esta elaboración.

Pollo al limón con miel

Para prepararla necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 8 muslos de pollo deshuesados.
  • 3 cucharadas de miel.
  • 2 cucharadas de salsa de soja.
  • 2 cucharadas de zumo de limón recién exprimido.
  • 1 cucharada de azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de ajo picado.
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco.
  • 1/2 cucharadita de orégano seco.
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 1 limón cortado en rodajas.

Modo de elaboración

Salpimentaremos los muslos de pollo con sal y pimienta a discreción y reservaremos.

Por otro lado, en una sartén freiremos los muslos hasta que todos estén dorados, aproximadamente unos 5 minutos por cada lado.

Cuando estén dorados, los reservaremos en una bandeja con unos cuantos papeles de cocina para absorber el exceso de aceite y colocaremos los muslos con la piel hacia arriba.

Mezclaremos el zumo de limón, la miel, la salsa de soja, el azúcar moreno, el ajo, el tomillo y el orégano en un bol. Podemos utilizar un tenedor para poder mezclar bien todos los sabores, aunque si queremos, podemos utilizar la batidora con el utensilio varillas para hacer que se mezcle antes.

Precalentaremos el horno a 200 grados y mientras tanto cubriremos bien el pollo con la salsa que acabamos de preparar, procurando que quede bien cubierto.

Meteremos el pollo en una bandeja ligeramente aceitada y lo acompañaremos de toda la salsa que haya quedado después de haberlo untado con ella y lo acompañaremos de las rodajas de limón.

Lo dejaremos 45 minutos y cuando pase ese tiempo lo podremos emplatar. El resultado es espectacular, sobre todo ese color dorado que tendrá la piel gracias a la miel y el crujiente al que nadie podrá resistirse.

Consejos

Si queremos que sepa más a limón, podemos añadir una cucharada o dos de ralladura de limón a la salsa, aportará mucho sabor y cierto toque crunchy cuando la ralladura se tueste. Como guarnición no pueden faltar unas buenas patatas fritas cortadas en gajos. Seguro que todo el mundo querrá repetir.

Y para un primero, un gazpacho fresquito acompañado de un cóctel de los que tienen en coctelmargarita.es.